Dibujo de Sabrina Garreffa ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
'Mis primeras experiencias con las relaciones sentimentales y sexuales,
en mi adolescencia y juventud, fueron obsesivas. Creaba sin querer situaciones de dependencia que podían tornarse peligrosas
y llegué a tener miedo de relacionarme. Gracias a los grupos de autoayuda llamados CODA, descubrí
qué es la codependencia y como lidiar con mis sentimientos, evolucioné mucho, adquirí autoestima,
empecé a formar mi personalidad enfrentando el vacío interior que antes me atemorizaba...
y mi crecimiento nunca se ha detenido. Hoy me siento feliz de vivir.
Si crees ser codependiente y quieres mejorarte, puedo decirte que eres una persona muy valiosa.
El mundo está lleno de gente que tiene problemas al relacionarse con su entorno y no piensa mejorarse,
pero quien se mejora contribuye a mejorar el mundo :-)
Sería feliz si las herramientas, los enlaces,
las consideraciones y las experiencias que podrás encontrar
en mi Blog te fueran útiles. ¡Bienvenid@!'
(Manuela Garreffa)

lunes, 27 de enero de 2014

El apego al sufrimiento

Esta viñeta la publico sólo como introducción irónica, para intentar sacar una sonrisa ante un tema duro (y fascinante) del que hablaré abajo. 

El tema del apego al sufrimiento (y sus motivaciones) es un punto importante en la emancipación de la codependencia, como sabemos. La alusión a la TV no es que un ejemplo (no trato de descalificar el medio), la viñeta se refiere al sentimiento de apego al sufrimiento y a la baja autoestima, que hacen que la protagonista traduzca cada palabra o comportamiento de su pareja en motivo de desdicha:



Cuando vivimos muchos años sufriendo, o cuando nos criamos en familias donde el apego al sufrimiento predomina, renunciar al mismo se convierte en un problema de pérdida de identidad. Nos identificamos con nuestra idea de un Yo desdichado, y la posibilidad de renunciar a esa identificación nos hace sentir vacíos. Me impresionaron las palabras de un miembro anciano de AA, que conocí hace años en una reunión abierta: 'Entendí que no podía ser feliz porque no quería renunciar al sufrimiento'. 


El artículo 'Cómo superar el Síndrome del Mártir' aclara unos pasos importantes:

''En algún lugar, de alguna manera, tienes la idea de que tu dolor te proporcionará alguna ventaja. Esfuérzate seriamente en ser objetivo, y analiza lo que ganas cada vez que actúas como un mártir.''

''Las consecuencias del cambio son raramente lo que nos imaginamos que serán. Tú puedes tener miedo a "cambiar las cosas como están ahora", (como muchos mártires hacen a menudo), para evitar molestar a los demás, y así evitar el enfrentamiento. Tienes que estar dispuesto a decepcionar a la gente.''
''Si vas tomando medidas y haciendo frente a tus desafíos, incrementarás tu autoestima y crecerás con la confianza de que podrás ir manejando las consecuencias del cambio.''